Categorías
Aves

Aguila imperial ibérica

El águila imperial ibérica, o simplemente águila imperial, pertenece a la familia Accipitridae.
Su hábitat son los bosques, el matorral mediterráneo y también los marjales y marismas.
Se encuentran principalmente en el suroeste de la penísula.

Características del águila

Es un ave rapaz de gran tamaño. La diferencia entre un águila imperial y un águila real es que el imperial tiene la cola más corta y cuadrada.

Es un superdepredador. Su alimentación principal es el conejo, aunque también se alimenta de liebres, patos, perdices, fochas, palomas, gansos, sisones, ranas, lagartos, serpientes e incluso insectos. A veces también come carroña.

Tiene la suficiente fuerza para levantar animales de 2 o 3 kilos de peso, y prefiere cazar en lugares despejados y abiertos, aunque a veces caza acechando desde las copas de los árboles. Su técnica principal para cazar consiste en atacar por sorpresa o perseguir a su presa.

Reproducción

El celo de las águilas comienza en primavera. Durante la ceremonia de cortejo, la hembra y el macho vuelan juntos durante horas haciendo círculos y otras figuras mientras emiten gritos muy sonoros.

Después de estas demostraciones de acrobacias y amor en pleno vuelo, se dirigen a la rama de algún árbol, donde tiene lugar la cópula.

Cuando construyen el nido, lo hacen en la copa de pinos, alcornoques o encinas. El nido tiene un diámetro de 2,5 metros aproximadamente. Lo construyen con ramas secas y lo rellenan con hojas frescas y ramas finas.

Cada pareja suele construir varios nidos, y cada año ponen los huevos en uno diferente.

Las crías de águila imperial

La hembra pone 2 huevos en un intervalo de 2 días. Desde el momento en que pone el primer huevo, se dispone a incubar. El macho, además de traer comida, también ayuda a incubar los huevos.

Cuando nacen los polluelos, tienen 2 días de diferencia. Por lo tanto, siempre hay uno más fuerte y crecido que el último que nace, que a veces muere de hambre. Sin embargo, si los dos sobreviven, son cuidados con el mismo cariño por los padres.

A los 55 días ya tienen todo el plumaje necesario para empezar a volar por sí mismos.

Amenazas de las águilas

En 1953 en España se crearon las Juntas de Extinción de Animales Dañinos. Estas juntas acabaron con miles de rapaces en toda la península. Para ello utilizaron venenos, armas de fuego, trampas e incluso quemaban sus nidos.

Sin embargo, gracias a las explicaciones de varios científicos, se demostró que estas águilas son imprescindibles para el perfecto equilibrio y la buena calidad del ecosistema español.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *